PER

El PER (Price Earnings Ratio) o relación precio-beneficio es una métrica financiera que mide la relación entre el precio de una acción en el mercado y los beneficios por acción (EPS) que genera una empresa. Es utilizado para determinar la valoración relativa de una empresa. Se calcula dividiendo el precio actual de la acción entre el beneficio por acción.

Intuitivamente podemos entender el PER como el número de años necesario para pagar el precio público o capitalización de la empresa usando los beneficios. El PER es uno de los ratios o múltiplos financieros más comúnmente utilizadas y suele incluirse en los datos básicos de cualquier informe de acciones.

PER como herramienta de valoración de empresas

El Price Earnings Ratio (PER), o Relación Precio-Beneficio, es una de las herramientas más conocidas y utilizadas en el análisis fundamental para la valoración de empresas. Es una métrica que ayuda a determinar la relación entre el precio de una acción en el mercado y los beneficios que esa empresa está generando por acción. El PER puede ser una señal inicial para decidir si una empresa está sobrevalorada o infravalorada en el mercado.

  • Un PER alto podría indicar que los inversores tienen altas expectativas de crecimiento futuro para la empresa o que la acción está sobrevalorada.
  • Un PER bajo podría sugerir que la empresa está infravalorada o que el mercado tiene expectativas más bajas sobre su crecimiento futuro.

No obstante la cuestión es considerar que es un PER alto o un PER bajo. Es esencial no analizar PER de una empresa de forma aislada. Es más útil cuando se compara con el PER de otras empresas del mismo sector o con el promedio del mercado. Esto proporciona una perspectiva sobre si una empresa está valorada justamente en relación con sus pares.

Limitaciones del PER

El Price Earnings Ratio (PER) es una herramienta útil en el análisis fundamental, pero, como toda métrica, tiene sus limitaciones.

  1. Esta basado en ganancias contables: El PER se basa en las ganancias reportadas, que pueden ser afectadas por decisiones contables y no reflejar siempre la salud económica real de una empresa.
  2. No Considera el Crecimiento: Un PER más bajo no significa necesariamente que una acción esté infravalorada. Una empresa con bajo crecimiento o incluso en declive puede tener un PER bajo, mientras que una empresa en rápido crecimiento puede tener un PER alto.
  3. No Tiene en Cuenta la Estructura de Capital: El PER no distingue entre empresas con diferentes estructuras de capital. Una empresa altamente endeudada puede tener un PER similar al de una empresa con poca deuda, aunque el riesgo asociado con cada una pueda ser muy diferente.
  4. Variabilidad de las Ganancias: Las ganancias de una empresa pueden ser volátiles y afectadas por eventos no recurrentes, lo que puede llevar a un PER distorsionado.
  5. Sesgo de Sector: Las normas típicas del PER pueden no aplicarse a todos los sectores por igual. Por ejemplo, las empresas de tecnología en crecimiento pueden tener PER más altos que las empresas de servicios públicos más estables.
  6. No Considera el Valor en Libros: El PER no refleja el valor contable de una empresa ni su activo neto tangible, lo que puede ser crucial, especialmente en industrias con activos tangibles significativos.
  7. Impacto del Ciclo Económico: Las empresas y sectores pueden tener distintos puntos en sus ciclos económicos, lo que puede influir en el PER. Una empresa puede tener un PER elevado en un punto bajo del ciclo (cuando las ganancias están deprimidas) y un PER bajo en un punto alto del ciclo (cuando las ganancias están infladas).
  8. No Considera Dividendos: Mientras que el PER se enfoca en las ganancias, no tiene en cuenta si esas ganancias se devuelven a los accionistas en forma de dividendos o se reinvierten en el negocio.
  9. Expectativas Futuras: El PER se basa en ganancias pasadas o presentes. Las expectativas futuras de ganancias, que son esenciales para determinar el valor real de una acción, pueden no estar reflejadas en el PER actual.

Variaciones del PER

Existen numerosas versiones o variaciones sobre el PER.

  1. PER histórico o trailing: Es el PER más comúnmente citado. Se basa en las ganancias por acción (EPS) de los últimos 12 meses. Es retrospectivo porque se basa en datos históricos.
  2. PER proyectado o forward: Se basa en las estimaciones de las ganancias por acción para los próximos 12 meses. Es más especulativo porque se basa en previsiones y no en resultados reales.
  3. PER ajustado o normalizado: Se ajusta por elementos no recurrentes para proporcionar una imagen más clara de las ganancias subyacentes de una empresa. Por ejemplo, se pueden excluir ganancias o pérdidas extraordinarias para obtener una medida más consistente.
  4. PER cíclico: Considera un promedio de ganancias a lo largo de un ciclo económico, que podría ser, por ejemplo, de 5 a 10 años. Es útil para empresas y sectores que son altamente sensibles a los ciclos económicos.
  5. PEG (Price Earnings to Growth): Relaciona el PER con la tasa de crecimiento anual esperada de las ganancias de una empresa. Es una herramienta que puede ayudar a evaluar si una empresa está sobrevalorada o infravalorada teniendo en cuenta su crecimiento proyectado.
  6. Relative P/E: Compara el PER de una empresa con el PER del mercado o de su sector para determinar si está sobrevalorada o infravalorada en relación con el mercado o sus pares.
  7. Enterprise Multiple o EV/EBITDA: Aunque no es estrictamente una variación del PER, es una métrica relacionada que compara el valor de la empresa (capitalización de mercado más deuda menos efectivo y equivalentes de efectivo) con el EBITDA (Ganancias antes de Intereses, Impuestos, Depreciación y Amortización). Es útil especialmente para empresas con estructuras de capital significativamente diferentes o con niveles elevados de deuda.
  8. Price to Sales (P/S): Otra métrica relacionada, compara la capitalización bursátil de una empresa con sus ingresos totales. Puede ser útil en casos donde las empresas no tienen ganancias, como las startups o empresas en sectores de rápido crecimiento.

Cada una de estas variaciones tiene sus propios méritos y limitaciones, y es crucial comprender el contexto en el que se utiliza cada una para tomar decisiones de inversión informadas.

Uso práctico del PER en el proceso de análisis de inversión

El PER de forma aislada no aporta información fundamental. Es necesario entender el dato de forma relativa y/o usarlo como estimación de valoración futura. Veamos cómo se utiliza prácticamente el PER en la valoración de empresas:

  1. Comparar Empresas dentro de un Sector: Para determinar si una empresa está valorada de manera justa, puedes comparar su PER con el de otras empresas en el mismo sector. Si una empresa tiene un PER significativamente más alto que otras empresas similares, puede indicar que está sobrevalorada, o que el mercado tiene expectativas de crecimiento más altas para esa empresa.
  2. Histórico de PER: Observa el historial del PER de una empresa para determinar si su valoración actual es alta o baja en comparación con su historial. Si el PER actual es significativamente más alto que su promedio histórico, podría ser una señal de alerta.
  3. Comparar con el PER del Mercado: Si el PER de una empresa es significativamente más bajo que el promedio del mercado, puede indicar que está infravalorada, o que hay problemas percibidos con la empresa que han llevado a una valoración más baja.
  4. Estimar el Precio Objetivo: Si un analista tiene una estimación de las ganancias futuras de una empresa, puede multiplicar esa estimación por un PER deseado (basado en comparaciones con empresas similares o el historial de la empresa) para llegar a un precio objetivo para la acción.
  5. Identificar Expectativas del Mercado: Un PER elevado puede indicar que el mercado tiene altas expectativas de crecimiento futuro para una empresa. Es esencial verificar si esas expectativas son razonables o si el mercado podría estar demasiado optimista.
  6. Evaluación de Riesgo: Empresas con un negocio estable, una posición de mercado dominante o flujos de ingresos predecibles suelen tener un PER más alto que empresas más riesgosas o volátiles.
  7. Integración con Otras Métricas: El PER puede ser más útil cuando se combina con otras métricas, como el ratio precio-valor contable (P/B) o el ratio de deuda sobre capital. Una empresa con un PER bajo y un P/B bajo podría representar una oportunidad de valor, mientras que un PER bajo en una empresa con una alta deuda podría indicar problemas.

Valoración de empresas
FFO (Funds from Operations)
El FFO (Funds from Operations) es una métrica financiera clave para evaluar el rendimiento de empresas inmobiliarias, como REITs.
Valoración de empresas
PEG
El PEG (Price/Earnings to Growth) compara el precio de una acción con su crecimiento de ganancias, ayudando a evaluar si está sobrevalorada o subvalorada.
Valoración de empresas
DCF (Descuento de Flujo de Efectivo)
El DCF (Discounted Cash Flow) valora inversiones descontando flujos de efectivo futuros a una tasa. Mide el valor presente de futuros beneficios.
Valoración de empresas
Value Investing (Inversión en Valor)
Value investing busca comprar acciones subvaloradas basándose en análisis fundamental, buscando un margen de seguridad y visión a largo plazo.