FED

La FED, o Federal Reserve System, es el banco central de los Estados Unidos. Fue creada en 1913 con la aprobación de la Ley de la Reserva Federal. El sistema de la Reserva Federal está compuesto por una Junta de Gobernadores en Washington, D.C., y doce bancos de la Reserva Federal distribuidos en todo el país. Estos bancos de la Reserva sirven como la conexión operativa del banco central con la economía nacional y las instituciones financieras.

La Federal Reserve System (FED) es una entidad independiente dentro del gobierno de los Estados Unidos. No «depende» directamente de ninguna otra agencia o rama del gobierno en términos de sus decisiones de política monetaria. Su independencia está diseñada para protegerla de las presiones políticas inmediatas, permitiendo que tome decisiones basadas en la salud a largo plazo de la economía estadounidense.

Sin embargo, hay varios mecanismos de rendición de cuentas y supervisión:

  1. Nombramientos presidenciales: Aunque la FED opera de manera independiente, el presidente de los Estados Unidos nombra a los miembros de la Junta de Gobernadores de la Reserva Federal, y el Senado estadounidense debe confirmar estos nombramientos.
  2. Testimonios ante el Congreso: El presidente de la FED y otros gobernadores testifican regularmente ante el Congreso, proporcionando actualizaciones sobre la economía y las acciones y perspectivas de la FED.
  3. Transparencia y publicaciones: La FED publica las minutas de sus reuniones del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) y ofrece proyecciones económicas de sus miembros de forma regular.
FED

Historia

Reserva Federal FED

La Federal Reserve (FED), el banco central de EE.UU., se estableció en 1913 en respuesta a una serie de crisis financieras, con el objetivo de proporcionar estabilidad y flexibilidad monetaria y financiera. Creada por la Ley de la Reserva Federal, la FED fue diseñada como un sistema descentralizado compuesto por doce bancos regionales, repartidos por todo el país, para evitar la concentración excesiva del poder financiero.

Sin embargo, la Gran Depresión de la década de 1930 llevó a una reevaluación de su papel. La Ley de Valores y la Ley de Banca y Valores, ambas de 1933, y la Ley de la Reserva Federal de 1935, ampliaron significativamente las responsabilidades y poderes de la FED, proporcionando más control central.

En la década de 1970, bajo la dirección de Paul Volcker, la FED tomó medidas audaces para combatir una inflación galopante, aumentando drásticamente las tasas de interés. Avanzando rápidamente hasta la crisis financiera de 2008, la FED, bajo Ben Bernanke, implementó políticas no convencionales, incluida la flexibilización cuantitativa, para enfrentar la recesión.

Más recientemente, durante la pandemia de COVID-19 en 2020, la FED, bajo Jerome Powell, adoptó medidas agresivas para mantener la liquidez y apoyar la economía, reflejando su adaptabilidad y evolución constante frente a los desafíos económicos de la nación.

FED como gestor de masa monetaria

La Federal Reserve (FED) es el banco central de los Estados Unidos y, en este papel, tiene la autoridad exclusiva para emitir (o imprimir) la moneda nacional, que en EE.UU. es el dólar federal. Sin embargo, es crucial entender que la FED no produce físicamente los billetes que utilizan las personas para las transacciones cotidianas. En cambio, ese papel es desempeñado por la Oficina de Grabado e Impresión del Departamento del Tesoro de los EE.UU.

No obstante, en realidad la FED hace más que imprimir dinero. El el gestor de la masa monetaria de EEUU.

La gestión de la masa monetaria (también conocida como oferta monetaria) es una de las principales funciones del Sistema de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos. A través de varias herramientas de política monetaria, la Fed influye en la cantidad de dinero y crédito en la economía para lograr sus objetivos de empleo máximo y estabilidad de precios. Veamos cómo lo hace:

  1. Operaciones de Mercado Abierto: Estas son compras y ventas de valores gubernamentales, principalmente bonos del Tesoro de los EE.UU. Cuando la Fed compra bonos, inyecta dinero en el sistema bancario, aumentando así la oferta monetaria. Por el contrario, al vender bonos, retira dinero del sistema, reduciendo la oferta monetaria.
  2. Tasa de Descuento: Es el interés que los bancos deben pagar cuando toman préstamos directamente de la Fed. Una tasa de descuento baja puede incentivar a los bancos a pedir prestado y a prestar más, lo que puede expandir la oferta monetaria. Mientras que una tasa alta puede tener el efecto opuesto.
  3. Requisitos de Reservas: Son las cantidades mínimas que los bancos deben tener en reserva en la Fed o en sus propias bóvedas. Cambiando estos requerimientos, la Fed puede influir en la cantidad de dinero que los bancos tienen disponible para prestar. Un aumento en los requisitos de reserva reduce la oferta monetaria y un descenso la aumenta.

La gestión de la masa monetaria tiene importantes implicaciones para la economía en general:

  • A corto plazo, una expansión de la oferta monetaria puede bajar las tasas de interés, estimular el gasto y la inversión, y aumentar la actividad económica. Sin embargo, si la economía está cerca de su capacidad total, también puede generar inflación.
  • A largo plazo, una oferta monetaria excesiva puede llevar a una inflación alta y erosionar el poder adquisitivo de la moneda.

El control de la inflacción

El control de la inflación es uno de los mandatos clave del Sistema de la Reserva Federal (Fed) de los Estados Unidos, junto con el objetivo de empleo máximo. La Fed utiliza una serie de herramientas de política monetaria para influir en la inflación y mantenerla dentro de un rango objetivo.

La tasa de interés establecida por la Reserva Federal (FED) y la inflación están intrínsecamente relacionadas. La FED tiene la capacidad de establecer y ajustar la tasa de fondos federales, que es la tasa a la que los bancos se prestan dinero entre sí a corto plazo. Esta tasa, a su vez, influye en las tasas de interés para consumidores y empresas en toda la economía.

Si la FED percibe que la inflación está aumentando a un ritmo que podría ser perjudicial para la economía (por ejemplo, si los precios suben muy rápidamente y erosionan el poder adquisitivo), puede optar por aumentar la tasa de fondos federales. Al hacerlo, generalmente causa un aumento en las tasas de interés para consumidores y empresas, lo que puede disminuir el gasto y la inversión. Como resultado, la demanda en la economía puede disminuir, lo que a menudo reduce la presión inflacionaria.

Por el contrario, si la economía está en recesión o si el desempleo es alto, la FED podría reducir la tasa de fondos federales con la esperanza de estimular la actividad económica. Tasas más bajas pueden incentivar el gasto y la inversión, ya que los préstamos son más baratos. Sin embargo, si la economía se calienta demasiado rápido, podría resultar en inflación.

Relación entre las tasas de interes de la FED y los mercados bursátiles

La relación histórica entre la tasa de interés establecida por la Reserva Federal (FED) y los mercados bursátiles es compleja, pero hay algunas tendencias y patrones que han surgido a lo largo del tiempo. Aquí está una visión general:

  1. Tasas bajas, mercado alcista: Históricamente, tasas de interés bajas establecidas por la FED tienden a ser positivas para los mercados bursátiles. Las tasas bajas reducen el costo del endeudamiento para las empresas, lo que puede impulsar la inversión. Además, para los inversores, los rendimientos bajos en instrumentos de deuda (como bonos) pueden hacer que las acciones parezcan más atractivas en comparación, llevándolos a invertir más en el mercado de valores.
  2. Tasas altas, mercado bajista: A medida que la FED aumenta las tasas de interés, esto puede conducir a mayores costos de endeudamiento para las empresas y consumidores. Estos costos más altos pueden disminuir el gasto y la inversión. Además, rendimientos más altos en instrumentos de deuda pueden desviar el interés de los inversores lejos de las acciones. Históricamente, alzas rápidas y significativas en las tasas de interés han precedido a algunos mercados bajistas.

Macroeconomía
Cisne negro
Un «cisne negro» es un evento impredecible y raro con efectos económicos enormes, como una crisis financiera o una pandemia.